viernes, enero 18

Desamorado... solo lo repito por ser el estado de ánimo.

Que feo es cuando te das cuenta que la casa se está viniendo abajo y lejos ya de poder remediarlo, tampoco te importa. Costo tanto armarla, y se vino abajo tan rápido.

---------------------------------------------



sábado, abril 22

Así como hay muchos tipos de amor (de pareja, familiar, de amistad…) hay, luego, tantos otros de desamor. ¿Será, pues, una relación reciproca? Lo ignoro con todo éxito.

Lo cierto es que en la multiplicidad de formas y caminos que adopta el amor, el desamor viene siendo un punto final. Un camino en cuya dirección se hace tan difícil seguir que termina siendo un callejón sin salida. Se me dirá que siempre se puede desandar lo andado, pero, diré yo, no se puede volver el tiempo atrás ni deshacer lo hecho.

Creo, de todas formas, en la magia y en las puertas secretas, y creo además que el que busca casi siempre encuentra, y que (casi) no existen condicionantes a los resultados que uno busca/consigue más que la voluntad misma de cada uno.Que el amor se siente, ¡¡pero que también se construye!!

Pues eso, el amor también se construye…
Y así, como es susceptible de construcción, también lo es de destrucción, a fuerza de martillazos que otrora fueron edificantes de una estructura con apariencia de eternamente sólida, de inoxidables cerramientos, de impermeables techos, de inviolables puertas.Por que, claro, el amor no deja de ser una casa que cobija a una relación, la resguarda de los fríos y grises inviernos de la monotonía, o la refresca de calores que fustigan sin cesar. Pues el desamor son esas goteras que solo se sienten cuando hay lluvia, esas puertas que chillan o traban mal, es una ventana rota en la casa, que permite entrar cualquier helado viento en tu habitación. La casa queda así, por desidia, falta de cuidado, simple omisión de detalles, o peor, por deliberado boicot.

Desamor es no cuidar la casa donde vivís.

Fui víctima y victimario de varios desamores… en ocasiones, un mero espectador.Quisiera escribir más y contar algunas cosas, tantas preguntas sin respuestas, tanta ignorancia sin preguntas. Pero prefiero, hoy, escribir menos de lo que ignoro, y limitarme a lo poco que, más o menos, entiendo.

Etiquetas:

1 Comentarios:

Anonymous Eugenia dice...

Supongo que hay tantos tipos de amores como de desamores.
Pero creo que lo más incisivo -que trasciende incluso al desamor- es lo que decís al principio, ese "cuando ya no importa", cuando ya no duele. Como la fosa común de las historias terminadas.

4:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home