martes, enero 27

Me imagino a alguien entrando en esta página. Al principio no entenderá nada, verá dos o tres entradas inconexas y se irá a otra.
Pero este blog está lleno de magia, de historias de muchas personas que no se conocen pero que compartieron risas, recuerdos y sueños. Si no lo crees mira, lee, echa el tiempo atrás y empieza por las versiones del desamor, por la canción de la vereda de la puerta de atrás, la raqueta y la piedra en el zapato, por la confusión en el pueblo y por mi propia paranoia.
Y esto seguirá aquí pero aquí termina porque cuerda no conseguí generar tanto interés, sonrío.

Pero si cien personas fueran capaces de comprometerse a escribir una historia cada cien días ESTO volvería a funcionar. La idea es que se escribe una historia inicial y a la misma vez y en privado me sugiere el tema a escribir para el siguiente en la lista.
Además te conviertes automáticamente en un pez, cosa que no deja de tener importancia.

Yo me apunto.

jueves, diciembre 18

A...


- A la señora de la movilidad que hizo esperar a los otros niños y vino a buscarme para que no pierda el nido mientras yo me escondía debajo de mi cama para no salir.

- Al chino de mi colegio que me lanzó un pincel en la cara y me ayudó a reaccionar en plena clase de razonamiento matemático, tirándole un puñete luego y siendo amonestado junto a él, que quedó con la cara morada en la sub dirección.

- A mi amigo de cole que decía que debajo de su cama había una estación intergaláctica.

- A mi vecina, que fue mi pareja de promoción y con quien viví los más lindos momentos de la infancia, de patio a patio, hablando, escuchando “el show de los ositos” y soñando estar juntos para siempre aunque terminara el colegio y unos años después ella fuera a estados unidos.

- A la chica que no quiso bailar conmigo en "la noche de barranco", a quien le hice un cuento y lo publiqué.

- A las piernas más hermosas que vi en el gimnasio de mi club, a mis amigos y amigas allí, a las palomilladas en el sótano, a los besos robados a las chicas en el ascensor, a la mujer que me inspiró a escribirle un cuento que se convirtió en novela.

- A los fruteros, rateros y verduleros que conocí cuando acompañaba a mi abuela a su bodega todas las mañanas y abríamos la puerta de rejas y ella los espantaba.

- Al maldito que un día nos preguntó a mis amigos y a mí, cuando teníamos 12 años, donde quedaba la huaca y de inmediato sacó un cuchillo y le robó el reloj a mi amigo.

- Al taxista que no me dejo salir del auto hasta que le pagara toda su carrera y me pidió el D.N.I para que pueda ir a mi casa a sacar la plata.

- Al pendejo que me encontró en la calle y me dijo que hiciera un casting diciéndome que sería protagonista de una miniserie y que al final lo que deseaba era “que le de” y yo le metí una patada en los huérfanos.

- Al viejo patán, Ex Director creativo General de una ex agencia de publicidad que en el momento de la entrevista despreció una campaña que hice de estudiante y me dijo que me dedicara a “hacer cuentitos”.

- A la primera enamorada que tuve que me quiso mucho y con quien tuve el beso más largo de la historia en la fogata de uno de los campamentos a los que fuimos.

- Al escritor peruano famoso que llegó de España y un día me firmó una dedicatoria en un libro suyo pirata.

- A la chica flaca y linda que se dejó dar un beso y recitar una poesía en el parque Olivar, quien me acompañó de enamorada 4 años preciosos de mi vida.

- A la hija de puta de la vecina que construyó al costado de mi cuarto su cocina y todas las mañanas se ponía a preparar su comida hasta que le mande serenazgo.

- A la flaca que en una fiesta se me pegaba mucho, me gustó y luego susurró en mi oído “valgo 80 soles, el cuarto es aparte”.

- Al viejo indignado que me persiguió con pistola acusándome de “aprovechador” de su hija (que no tenía nada de santa) cuando yo aún era un adolescente y estaba con el pantalón caído a la mitad de la rodilla corriendo hacia la avenida Brasil.

- A la carpa que se destruyó y nos tuvo durmiendo adentro como si fuera una sábana por cuatro días en la arena.

- A la idiota que conocí una noche y desde ese día se conectaba para ponerme sus fotos calata por Internet y nunca dio la cara.

- A los señores que hacen malos comerciales y que me hacen renegar siempre que prendo la tele y veo alguno.

- Al director creativo de una agencia a quien le di con entusiasmo mi primer libro de cuentos que escribí y lo lanzó en su escritorio y me habló de otro tema.

- A la chica que me amo cuatro años y que luego me dijo que me dejaba por otra mujer y se volvió cocainómana.

- A la flaca punk que se pintaba la cara, que gracias a su cadena me salvó de morir en la madrugada allá por el centro de Lima cuando cuatro tipos se me acercaron con armas a destruirme.

- Al gordito, a quien después de hacerle el trámite a su mamá para su D.N.I. (allá en la oficina de Reniec de surco) me llevó a su carro y me invitó por gratitud una kola inglesa con su galleta Doré.

- Al piso 8 de la reniec, donde había un descampado de cosas viejas y donde uno podía pasar las horas sin trabajar para luego largarse a caminar al mercado central.

- A la china asesina que nos vendía chifa a la vuelta del barrio chino y que luego salió en un reportaje de canal 2 como la dueña del chifa más cochino de la zona.

- A la perra braco que un día me mordió en la pierna antes de que yo empiece a correr.

- Al pendejo que me pidió prestado el casette de arjona y nunca me lo devolvió.

- A los costureros de jirón amazonas que me ayudaron haciendo maletines que luego los vendía en el gimnasio para recursearme cuando estaba misio y sin chamba.

- Al casino que me dio trabajo disfrazado dentro de un muñeco 6 años de mi vida, haciendo reír a la gente y ganando mis fréjoles de esa manera.

- A mis patas de los primeros ciclos de la universidad con quienes íbamos al taco y luego a bailar a las discotecas de día para caer después a dar exámenes en la facultad.

- A mis cinco amigos, tres chicas y dos amigos, con quienes viajamos a arequipa y vivimos los más increíbles momentos en nuestro propio depa.

- A la escuela de teatro en barranco donde viví los extremos, vi a varios amigos cruzar la línea y aprendí a ser más despierto y pendejo.

- A los canallas y desalmados compañeros del archivo de Jesús maría con quienes diariamente tenía que pelearme el puesto de trabajo, porque el que se callaba perdía y lo botaban.

- A los patas que junto a mi transcribían partidas de nacimiento en el sótano del municipio de Lince, con nuestras mascarillas y guantes y el famoso jabón neco, con los cuales a las 11 a.m. salíamos a tomar leche fresca para no contaminarnos.

- A Javier, antes que nada ¡gran persona! que creyó en mí y me puso en las filas de su equipo creativo en JWT por 1 año entero, pude hacer un par de comerciales y quedar finalista en un concurso internacional.

- Al desubicado personaje que un día me dijo que no podía seguir trabajando porque mi sueldo se lo darían a otro.

- A mis amigos de la escuela de creativos Brother, con quienes descubrí la base para hacer buenas ideas y con quienes seguimos viéndonos sin aburrirnos.

- A los chicos de la escuela de escritores de la católica con quienes nos criticábamos los cuentos a morir todos los sábados en los talleres de Ivan Thays y Alonso Cueto.

- Al maldito cabeza de falo que decía que mis cuentos tenían tendencia sexuales.

- Al idiota ex amigo de infancia que cuando lo vi de grande no me reconoció y hoy trabaja en la misma carrera que yo.

- A mi amiga Polly que más que mi jefa es mi amiga.

- Al estúpido retaco de la bodega que un día que estaba sin dinero no me quiso fiar y desde ahí nunca entro.

- A la chica preciosa del gimnasio que un día dejó de escuchar música en su Ipod para hablar conmigo mientras hacía ejercicios.

- A los ojos más hermosos del mundo que un día los vi y descubrí que existe la belleza.

A todos… les agradezco muchísimo, porque con las cosas buenas o malas que me hicieron pasar, me ayudaron a ser lo que soy ahora…una persona agradecida de la vida


(Y eso que aún me falta mencionar algunos casos más).

Señores, muchas gracias por todo.
Joan Manuel Flórez Estrada

jueves, abril 17




¿No os acordáis de espinete?






¿y de chema?


Yo sí

miércoles, abril 9

Cuando cruzo por la acera,
y te veo,
nace nuevamente la inspiración en mi vida,
quizás no seas mía,
o quizás si
pero verte le da sentido a mi andar
El tiempo se resume al verte
y la calle acepta todos mis suspiros cuando estoy cerca a ti.
Si tan sólo pudiera conocerte y hablar contigo
todo se volvería un milagro y estaría más que feliz
adoro tu amor,
aunque no me lo des
y extraño tus caricias
aunque no las tenga aún

pero prefiero sentir que llegarás
y hacerme la idea que no sólo vas a cruzar por mi vida.

Te mando un gran beso
pequeña amada, de la sonrisa del alma

joan

sábado, febrero 16

Giré la cabeza y fue extraño. Algo invisible tiraba de mi mirada hacia atrás pero no ví a nadie. Vislumbré y se me vinieron a la cabeza ideas vagas, trazos de locura, miradas amables pero finitas, amigos fáciles, mentiras. Mentira. Falso. No.

Mi camino está trazado y yo sigo hacia delante. Atrás, ahí detrás, quedaron mis sueños de felicidad imposible, mis fantasías y mi fantasía, mi fuerza y mi debilidad.

Ya no duele, más bien me maravilla. Me maravillo. Me maravillé. Alicia en ese país, Betty en ese dibujo, mar y calor, mar y frío. Suerte y confusión.

Después vino el caos pero aún así sigo mirando hacia atrás. De reojo. Por si acaso.

Por si se me olvida. Mientras digo adiós.

Y en el final del camino está el mar, el agua, el chapuzón, la piscina y la pecera, donde pueden nadar las sirenas que buscan la felicidad y la libertad




A la locura, a las miradas amables, finitas, falsas, fantasiosas. A los amigos amables, finitos, falsos, imaginarios. Porque detrás de unas letras hay unos dedos, unas manos, unos brazos, un cuerpo y un alma pero no lo puedo ver ni tocar, porque me dijeron hola y adiós, porque así es este mundo.

Eso dice Betty.

Etiquetas:

sábado, enero 26


EL GRAN PEZ (Todo sobre mi padre)


"Al cabo del tiempo, el historiador se convierte en historia y no sólo nos importa saber cómo era el campamento de Atila sino cómo podía imaginárselo un caballero del siglo XVIII." Jorge Luis Borges en su prólogo a la Historia de la decadencia y ruina del Imperio Romano, de Edward Gibbon, 1776-1783.


1. Cada vez que el hijo le preguntaba a su padre cómo fue su nacimiento, éste le contaba una gran historia: que había ido tras un enorme pez dorado, luchando con el portentoso ser contra el que pescador alguno había podido nunca. Por eso no había podido llegar al parto. El médico le cuenta al hijo cómo ocurrió realmente: un parto normal, sin complicaciones, con los elementos propios de un parto exitoso. “Un parto perfecto”, y agrega, “personalmente, si tengo que elegir entre lo que te conté y la historia que te contó tu papá, me quedo con su historia”.
2. El padre cuenta historias al hijo y, por supuesto, siempre participa en un rol protagónico. El hijo se maravilla con los cuentos un poco fantásticos, con esas interpretaciones libres de la realidad. Al crecer, el hijo le pregunta cómo fueron los hechos, esperando con ello saber cómo es realmente su padre y, consecuentemente, saber cómo es él. Y el padre contesta con sus particulares historias. El hijo quiere que le cuente lo bueno y lo malo y el padre, para entretener, adorna las historias con condimentos que no respetan la simple realidad.
3. El hijo se ha transformado en un contador de historias, arrogándose la capacidad de contar hechos sin fabulaciones. Aún así, el hijo contador de historias le pregunta al padre contador de historias cómo es la historia real. Así llegamos al final de la película (el final de la historia) y el hijo ve con sorpresa cómo las “historias” que le contaba su padre no sólo cobran vida, sino siempre fueron, en cierta forma, completamente ciertas.

El hijo espera que el padre le cuente la historia “real” para saber qué constituirá y, más precisamente, qué lo constituye. El hijo espera que los hechos tal como sucedieron lo constituyan, que los hechos reales sin adornos lo constituyan en cuanto a su conocimiento e historia. En los momentos de su constitución, el hijo no quiere un contador de historias sino un transmisor de conocimientos. Ahí surge un error conceptual imposible de soslayar: la creencia de que los conocimientos objetivos y los hechos puros son los que nos constituyen. Consideramos, de forma errónea (nuevamente), que la enseñanza consiste en transmitir contenidos; el que sabe transmite conocimientos al que aprende, y forma al educando, le transfiere contenidos y lo alimenta curricularmente. Pero no lo constituye necesariamente. Para constituir a un individuo, para hacer posible la encarnación del conocimiento, tanto o más importante que la historia es la forma de historiar. Tanto o más importante que el conocimiento es lo que el padre le ha entregado: un know how, un procedimiento que le permite encarnar el conocimiento y una forma de ver la vida. Lo que no ha sucedido de una manera, si está en la historia que contó el padre, de alguna manera le ha sucedido al hijo y, como le ha sucedido, lo constituye.
Aunque pueda parecer obvio, llega el momento en que el hijo logra captar lo importante de su manera de contar. Más importante que lo que se cuenta, es cómo se cuenta, cómo el narrador padre se convierte en historia y entrega conocimientos al narrador hijo.
El Gran Pez, de Tim Burton, por sobre todo es una hermosa fábula sobre la relación padre-hijo. Por sobre la fantasía y la ágil edición de fotogramas están las historias-conocimientos que se transmiten de un padre a un hijo.
Hoy me sorprendo contando las mismas historias que me contaba mi padre o, cuando menos, contándolas de la misma forma. Las mismas historias que en algún momento (por un ocioso, aunque necesario, ejercicio intelectual) me parecieron fábulas, hoy constituyen mi manera de contar. Para esto es necesario, a veces, ver una película. Para reconocer al Gran Pez.

viernes, enero 18

Desamorado... solo lo repito por ser el estado de ánimo.

Que feo es cuando te das cuenta que la casa se está viniendo abajo y lejos ya de poder remediarlo, tampoco te importa. Costo tanto armarla, y se vino abajo tan rápido.

---------------------------------------------



sábado, abril 22

Así como hay muchos tipos de amor (de pareja, familiar, de amistad…) hay, luego, tantos otros de desamor. ¿Será, pues, una relación reciproca? Lo ignoro con todo éxito.

Lo cierto es que en la multiplicidad de formas y caminos que adopta el amor, el desamor viene siendo un punto final. Un camino en cuya dirección se hace tan difícil seguir que termina siendo un callejón sin salida. Se me dirá que siempre se puede desandar lo andado, pero, diré yo, no se puede volver el tiempo atrás ni deshacer lo hecho.

Creo, de todas formas, en la magia y en las puertas secretas, y creo además que el que busca casi siempre encuentra, y que (casi) no existen condicionantes a los resultados que uno busca/consigue más que la voluntad misma de cada uno.Que el amor se siente, ¡¡pero que también se construye!!

Pues eso, el amor también se construye…
Y así, como es susceptible de construcción, también lo es de destrucción, a fuerza de martillazos que otrora fueron edificantes de una estructura con apariencia de eternamente sólida, de inoxidables cerramientos, de impermeables techos, de inviolables puertas.Por que, claro, el amor no deja de ser una casa que cobija a una relación, la resguarda de los fríos y grises inviernos de la monotonía, o la refresca de calores que fustigan sin cesar. Pues el desamor son esas goteras que solo se sienten cuando hay lluvia, esas puertas que chillan o traban mal, es una ventana rota en la casa, que permite entrar cualquier helado viento en tu habitación. La casa queda así, por desidia, falta de cuidado, simple omisión de detalles, o peor, por deliberado boicot.

Desamor es no cuidar la casa donde vivís.

Fui víctima y victimario de varios desamores… en ocasiones, un mero espectador.Quisiera escribir más y contar algunas cosas, tantas preguntas sin respuestas, tanta ignorancia sin preguntas. Pero prefiero, hoy, escribir menos de lo que ignoro, y limitarme a lo poco que, más o menos, entiendo.

Etiquetas:

domingo, diciembre 2


De nada sirve sumergirse en la pecera
si no dejamos alimento para los coloridos peces
avivando el agua que se remece por nuestras manos felices
y reviviendo las ondas de tu pelo,
cuando navegabamos juntos,
y cada letra se hacía un nuevo pez y una nueva vida
en este manantial que la embellece.

De nada sirve nadar por la pecera,
cuando el único alimento para el agua es el recuerdo
y no hay acción en las letras,
y se hace costumbre el olvido,
y no hay inspiración para tu boca,

De nada sirve leer lo que un día fue,
cuando las cosas se transforman a cada momento
y no hay mayor razón que una hilera olvidada
de letras que quedaron en algún segundo
cerca de tus manos encandiladas,
de aquel tiempo en que las adorabas
y las cobijabas en tu pecho inspirado.

De nada sirve vivir de un pasado
cuando en el presente hay peces estancados,
añorando seguir escribiendo
y leyendo mágicas letras
con la candidez con que se escribían en el pasado.

Fuerza pecesitos
que este espacio es un tesoro preciado

joan manuel

jueves, octubre 18

Hoy desperté de nuevo
vi las cosas que pasan por el mundo
me vi a mi
y quise volver a dormir,
olvidarme que existo por un momento,
dejar de lado las decepciones de amor
tratar de nacer otra vez
pero no, todo sigue igual,
todo sigue avanzando
y no me queda otra que ocuparme de cosas
para seguir adelante...
No todo lo que te hace feliz un día
te hace feliz para siempre

jueves, agosto 30

Alba

Foto de Dorel Rosu

Besos de olas rompiendo
el dulce acantilado de tu cuerpo.
Caricias de madrugada
llenan el cielo de estrellas.
Amores en blanco y negro
en la noche de colores...

jueves, agosto 9

CONVERSACIONES EN EL SAUNA



- ¿Y viste otro? – dijo don de Felipe reposando en la banqueta larga de madera.
- No, creo que hace unos meses ya no vienen tantos.
- ¿Y tú como sabes? – dijo el moreno, que relajaba una tremanda barriga entre sus piernas tapadas por el bramante.
- Es que ya no me están viendo el empaque.

El grupo rió y don Felipe dijo:

- Ahora venir al sauna es un problema, hay que estar atento, antes era normal, pero desde que existe este gimnasio y el metrosexualismo…
- Se vienen todos los chuecos para verle la rodilla a los hombres
- Si, todo el rodillón – dije, y me reí.

El moreno de la panza enorme sonrió un momento, tomó su cebada helada y dijo:

- Hablando de chuecos – y señaló a la cámara seca – creo que el gringuito que acaba de entrar con su toalla te estaba mirando el paquete.
- Si – dijo otro señor que se relajaba a un lado – además me parece raro que entrara a la cámara acompañado de su amigo.
- Un poco torcidos…
- Aja, y por ahí lanzo un par de miradas a este grupo – dijo don Felipe

Hubo una gran risa del grupo.

- Creo que al que miraba era a ti -dije mirando al gordo moreno - no pasas desaparcibido.
- Puede ser – dijo don Felipe – pero la cosa es que hay que tener cuidado.

Los días en el sauna eran siempre iguales, pasar por la eterna rutina masoquista y deliciosa de ver como tu cuerpo sudaba cada vez que ingresabas por unos cuantos minutos a la cámara seca, la húmeda y luego a la ducha española con agua helada para despertar del relajado proceso. Algunas mañanas había poca gente, y era allí que aparecían entre la bruma de la cámara de vapor algún infiltrado con tendecias feminas que llegaba con otras intensiones y reposaba desnudo mientras te decía algo con voz fingida. En esos casos lo recomendable era salir y esperar junto a algún conocido a que se retirara. Antes era común, pero aún seguía la costumbre en algunas saunas conocidas de la ciudad.

- Bueno - dije después de unos minutos de escuchar las especulaciones – creo que ya esperé y me estoy enfriando, así que me meto a la cámara seca.
- Yo te recomendaría que no – dijo el moreno.
- No te preocupes – reí – felizmente está vacía la cámara y en mi no se estan fijando.

Me levanté de aquel lugar, cogí mi toalla e ingresé a la cámara seca. No había nadie allí y el calor en exceso del cubículo me hacía sentir mejor. Era normal que uno se sienta así cuando sabe que es por su bien, o por placer. El sudor sale y tu mente se despeja.

Además de que esa noche el lugar era para mi, vacío y las piedras secas me incentibaron a la introspección.

Pronto escuché un diálogo en la cámara de al lado y me desconcentré de mi propio silencio:

- ¿Creo que ese tio es raro no?
- Bueno – dijo otra voz - hace rato me mira, por eso me moví de sitio.
- Si, últimamente abundan muchos raros por acá.
- Ya me estoy dando cuenta.

La conversación continuó y no me distrage. Y al salir de la cámara vi que los que hablaban eran los chicos que habían entrado y que uno de ellos era el gringo al cual acusaban hacía un rato de raro.

Lo vi, muy masculino, opinando sobre la preferencia sexual torcida de los señores y sonreí. Luego me fui a duchar y a afeitarme un rato pensando en mis cosas. Y una vez caminé al camerino, escuché que alguien cantaba adentro de las cámaras. Me extraño eso y un señor que salió me dijo.

- Me parece que el moreno panzón se emocionó con los muchachos que estan adentro, y hasta les canta.
- ¿les canta? – le dije.
- Asi es. Parece que en verdad es medio medio…

Moví la cabeza mostrando extrañeza, sonreí y salí de aquel lugar.

Y claro, en el camino recordé que uno nunca sabe para quien trabaja, todos creen que todos son lo que uno piensa y al final nadie es, salvo algunos casos, y de esos hay que estar atento porque nunca se descubre cuando estan. Es decir, siempre hay un roto para un descocido.

Pero, creo que por hoy es suficiente y mejor me voy de esta sauna.

Por ahí, deben existir muchas otras historias contradictorias para seguir contando.

Etiquetas:

miércoles, agosto 1

El Negro Fontanarrosa



“Se me ocurrió hablar sobre las malas palabras”, comenzó, distendiendo el ambiente del teatro El Círculo. “No sé qué tiene que ver con esto de la internacionalización, pero una persona que logra decir correctamente esta palabra puede subir al escenario y hablar”.

“Lo que he insultado cada vez que se me va un texto de la computadora”, confesó Fontanarrosa.

“Yo casi siempre hablo desde el desconocimiento”, aseguró el Negro. “¿Por qué son malas las palabras? ¿Les pegan a las otras? ¿Son malas porque son de mala calidad?”, se preguntó.

“Tienen actitudes reñidas con la moral, pero no sé quién las define como malas palabras, pero parecen los villanos de la película.” Fontanarrosa opinó que las “palabrotas” con aumentativos no dejan de ser un reconocimiento.

“No hago una defensa incondicional y quijotesca de las malas palabras: algunas me gustan, otras no”, aclaró, y recordó que su padre era un “malhablado” porque provenía del deporte y usaba muchas malas palabras. Además, pidió que se siguiera empleando “bocasucia”, una antigua manera de decir que alguien puteaba.


“También se dice que el idioma es vulgar. No sé quién define lo que es vulgar o no. Tampoco sé cuál es el origen de las malas palabras.” Y mencionó expresiones del tipo “habla como un carrero” o “palabras subidas de tono”.

“Las malas palabras brindan otros matices y hay algunas que son irreemplazables: no es lo mismo decir que una persona es tonta o pelotuda. Tonto puede ser una disminución neurológica agresiva, pero el secreto de la palabra pelotudo está en la letra ‘t’”, agregó el escritor rosarino. “Mierda es una palabra también irreemplazable. El secreto está en la ‘r’ fuerte, porque en otros lugares es más débil, como la pronuncian los cubanos, que la hacen más suave, como los chinos.”

A esta altura, todos reían, aplaudían y zapateaban contra la prolija alfombra roja del teatro. Finalmente, exigió que se reflexionara sobre la condición terapéutica de las malas palabras, que sirven para descargarse, según se lo aconseja su psicoanalista. “Pido una amnistía para la mayoría de las malas palabras e integrémoslas al lenguaje.”

(Extractos de Página12)

En el cielo tienen que estar de fiesta...

Etiquetas: ,

miércoles, julio 18

Desde que te olvidé no me he vuelto a acordar te dí. Esta frase, que a primera vista parece completamente absurda e irreal, lo refleja todo. Entrastes en mi vida una mañana cualquiera, por la tarde ya estaba adorándote, por la noche deseándote...En verdad no tiene ningún sentido que escriba algo sobre lo que no pasó, aunque esto, sin ningún hecho que lo acompañe tiene bastante fuerza por sí solo. De hecho, si fuera andando por la calle con alguien que no te conociera y de repente nos chocáramos y yo te soltara un torpe y callado hola mientras bajara los ojos, ese alguien podría percibir claramente un sentimiento pasado y preguntaría, ¿quién es ese?
La cosa es que lo hacías muy bien, lo hacías tan bien que yo me sentía en el cielo, y eso es muy difícil, eso pasa dos veces en la vida. Sabías hacerme reír, sabías sorprenderme, y sobretodo, sabías como empujarme a mirarme a mí misma, a lo simpática que era yo también, a mis sutiles intentos de seducirte, a mi forma de mirarte directamente a los ojos llena de lujuria. Te convertístes en alguien imprescindible para mí. No me imaginaba un mañana. Eso es muy difícil. Es mucho más fácil hacer miles de planes futuros absurdos, te lo aseguro. Es más fácil hacer pensar en el futuro que congelar el tiempo.
El anillo. Entonces llegó el día estelar, el día que nos unió y separó. Estábamos comiendo. Yo te había llevado a un sitio que tú no conocías. Y de repente me mirástes a los ojos y me dijistes, máldita sea tu estampa: ¿tú has visto este anillo? . No me dio tiempo casi ni de pensar tus intenciones cuando me soltastes: "pues no le he dado tantas vueltas en tres años que en estas tres semanas".
Chapó. Me quito el sombrero chaval. Te ha quedado genial la frase. Lástima que ese fue nuestro último día juntos porque esperabas de la cerilla algo más que fuego, de la lluvia algo más que agua, de la luna algo más que visión. Porque no tengo paciencia para esperar. Ni a tí ni a nadie y no me callé. Y si no te gustó soberbia ese es tu problema.

No voy a ignorar que lo pasé fatal....pero después de un tiempo me dí cuenta que lo que más echaba de menos...era a mí misma.

Que en el camino nos encontraremos....

martes, julio 10

La espalda del tiempo


Foto de Christian Klinger

El treinta de agosto harán dos años.
Veinticuatro meses se habrán cumplido.
Setecientos treinta días desde que te fuiste.
Diecisiete mil quinientas veinte horas hace que no estás.
Un millón cincuenta y un mil doscientos minutos echándote de menos.
Exactamente sesenta y tres millones, setenta y dos mil segundos de soledad.

Y no cuento el tiempo, me queda la imagen de tu espalda y tu recuerdo.

martes, julio 3

Y yo no sé que quieres que le haga si a veces vengo y es la ausencia la que espera ansiosa detrás de tu sombra. Si después viene la rutina de lata y el congelador vacío y ya no hay palabras mayores que tus ronquidos bajo la alfombra, junto a la mota de polvo que un día recogiste en aquella calle de nombre impronunciable. Si no puedo traerte esperanza a manos llenas porque se me escurre entre los dedos, si cuando vengo a por ella me encuentro con peroratas de días pasados. Si yo no quiero que te me mueras pero entre las napolitanas frías de la mañana y la procesión de taxis amarillos no existen los minutos que actúen de placebo hacía tu sed. Y yo que te lo pido, no te me mueras por favor, no me mates las palabras que me han costando tanto sonrojo y tanto trauma inexistente. Que no te me vayas fuera, que lejos no puede uno vivir y el recuerdo poco a poco se hace reflejo de una realidad que ya no existe en nosotros, que ya no nos toca pero que nos mira y nos sonríe con esa sonrisa tan corrompida, tan como de burla, tan como de santaritarita que uno no sabe y se afana en rasgar pero entonces el pasado se hace losa indestructible. Que yo creo en todas las dimensiones que tu me digas pero no te me mueras, pecera mía, sin un espejo en el que mirarte entre los buses y el gris-azul-cielo. Así te lo pido, no me dejes sin bálsamo de aire.

viernes, junio 15

saca las escamas de tu espalda y deja relucir esa piel inspirada,
infla tu ser y sumerjete entre las burbujas de este espacio
estar en la pecera, es estar entre las manos del dios neptuno
quien también, amo la poesía que venía de ultramar.

viernes, junio 1


Entregados al sueño originario

se desgranan los brazos como besos,

como peces cautivos

en la malla viviente de las algas.

Acumulo existencias transparentes

en la ternura suave de la noche.

Piel y sentidos sólo,

poblando la quietud del horizonte.

Y el incendio que estalla, de repente,

brotando por los poros de la vida.

Labios como planetas

circundan el anillo de tu imagen.

La luz se descompone en nuestras manos

con abrazos gigantes.

Son tan dulces las sombras

cuando puedo

ser la expresión de la pasión desnuda.

Etiquetas:

miércoles, mayo 16

me levante temprano
y me cobijé en tus manos

suavemente y despacio
me dejé ir entre tus brazos.

joan

sábado, mayo 5


Toco tu boca

Toco tu boca, con un dedo todo el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.
Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos, donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.




Julio Cortázar
http://www.juliocortazar.com.ar/suvoz.htm


Etiquetas: , ,

viernes, mayo 4

Lo que vale, vale...

Pues parece que nos han hecho una crítica, pero de las buenas, nuestros agradecimientos a Bob y a Rick!

http://actorsecundariobob.blogspot.com/2007/04/crtica-31.html

miércoles, abril 25

Y nada era verdad.

El viento, el tiempo suave acunó los abrazos y las risas.

Y dormimos tranquilos, silenciosos,

sin esperar el golpe de la aurora.

Se desnudó, de pronto,

la luz de la mañana,

y cayeron enormes, negros pájaros,

que enturbiaron los aires.

Voces exageradas, roncas manos de hielo

vibraron al unísono.

Y la mentira suelta congeló los espacios.

Yo estaba allí.

Pero tú ya no estabas.

viernes, abril 13

Hoy nade en tus ojos
y me ahogué en la pecera.

Reviviré temprano
para nadar cuando quieras.

domingo, abril 1

Estoy en el otro lado del mundo... y, para notificarles nada mas, les digo que por fin ha llegado el otoño a mi tierra.

Los convido con una imagen de otoño urbano y un texto, ya viejito, aunque no por eso desactualziado.

Bon apetitte!

lunes, marzo 19

UN AÑO DE PECES DE COLORES

La pecera cumple un año. Quién lo diría, como pasa el tiempo. Y aquí seguimos, buceando en el mar de letras. Recordáis?

La raqueta o la receta o la arenilla en los berberechos ? Pues bien, ya ha pasado un añito, y pa celebrarlo un relatito escrito por algunos de nosotros, espero que lo disfrutéis...


"¿Jugamos?> Y su sonrisa limpia parecía dirigirse a un niño inocente. Pero yo sabía >que no, que el juego que él me proponía no era bueno ni hermoso." Detrás de >aquella boca arqueada en exceso, como un arcoiris nefasto, se escondía un >reto emocional que podría romper mi vida de un momento a otro.jugarse a la mujer que yo amaba por las deudas millonarias de mis padres con su familia era algo que, hasta esa tarde nunca pasó por mi cabeza pero que, ante la disyuntiva de saldarla o seguir con ella, una parte de mi cerebro pugnaba por cumplir y negarse a ver nada más.pero el corazón está hecho de otra pasta y los latidos, cada vez más fuertes, me decían que no debía aceptar su juego. esa partida a una carta, y ese naipe era ella y mi existencia y la suya estaban ligadas como una madre al cordón umbilical de su hijo..."" y el corazon gano y termine comportandome como un caballero de la antiguedad salvando a su dama, pero lamentablemente cuando cumpli mi tarea, ella cambio su actitud, yo la sentia mas cerca y mas hermosa que nunca, aunque parece que ella solo me veia como un caballero dispuesto a salvarla... y cuando la rescate nada la unia a mi..."
Mi orgullo de hombre se destrozó, mis fantasias de que sea mi princesa se perdieron en los pensamientos. Ahi fue cuando tome mis pocas pertenencias y decidi enmarcar un viaje solitario, acompañado de sabores amargos en mi garganta y un poco de temor en mis ojos...

CONTINÚA TÚ LA HISTORIA...SÉ PEZ

UN AÑO DE PECES DE COLORES

La pecera cumple un año. Quién lo diría, como pasa el tiempo. Y aquí seguimos, buceando en el mar de letras. Recordáis?

La raqueta o la receta o la arenilla en los berberechos ? Pues bien, ya ha pasado un añito, y pa celebrarlo un relatito escrito por algunos de nosotros, espero que lo disfrutéis...


"¿Jugamos?> Y su sonrisa limpia parecía dirigirse a un niño inocente. Pero yo sabía >que no, que el juego que él me proponía no era bueno ni hermoso." Detrás de >aquella boca arqueada en exceso, como un arcoiris nefasto, se escondía un >reto emocional que podría romper mi vida de un momento a otro.jugarse a la mujer que yo amaba por las deudas millonarias de mis padres con su familia era algo que, hasta esa tarde nunca pasó por mi cabeza pero que, ante la disyuntiva de saldarla o seguir con ella, una parte de mi cerebro pugnaba por cumplir y negarse a ver nada más.pero el corazón está hecho de otra pasta y los latidos, cada vez más fuertes, me decían que no debía aceptar su juego. esa partida a una carta, y ese naipe era ella y mi existencia y la suya estaban ligadas como una madre al cordón umbilical de su hijo..."" y el corazon gano y termine comportandome como un caballero de la antiguedad salvando a su dama, pero lamentablemente cuando cumpli mi tarea, ella cambio su actitud, yo la sentia mas cerca y mas hermosa que nunca, aunque parece que ella solo me veia como un caballero dispuesto a salvarla... y cuando la rescate nada la unia a mi..."
Mi orgullo de hombre se destrozó, mis fantasias de que sea mi princesa se perdieron en los pensamientos. Ahi fue cuando tome mis pocas pertenencias y decidi enmarcar un viaje solitario, acompañado de sabores amargos en mi garganta y un poco de temor en mis ojos... Ese juego no tenia perdedor ni vencedor... pero aun asi, yo me sentia vencido.
En el viaje me encontré sólo. De repente me dí cuenta que sólo vivía por y para ella y empecé a despreciarme a mí mismo. De nada me valían las mil excusas que mi mente trazaba.

No tenía ganas de amar. Sólo quería vivir, sólo quería observar, estudiar, leer.
Leer, en un mar de letras.

jueves, marzo 15

Tiempo de un pez

En tiempos de distancia es mejor quedar callado,
en tiempos de ilusión es mejor creerse enamorado,
en tiempos de tristeza es mejor anclar entre las letras,
en tiempos de pasión nada mejor que tomar un avión.

jueves, marzo 8

Estimados y Estimadas,

Les dejo un texto escrito hace el 8 de marzo de 2oo6, con motivo del mismo festejo de hoy.

Es que claramente, ustedes mujeres, son motivo de festejo constante... lo mio es una barrabasada que intentaba demostrarles algo y nada mas.

FELIZ DIA A TODAS. Feliz dia a todos los que las hacemos mas mujeres.

Sigan por aqui y encontraran el texto en cuestion.

lunes, marzo 5

TENEDORES

Pincho y trincho
Sales de ahí cómo si fueras un tallarín
Un poco más de tomate
Un poco más de pollo

Trincho y pincho
No te atreves a mirarlo
Otra ves con las boqueras rojas
¿Un poco más de pasta?

Pincho y Trincho
Te pides un postre
Te quiero,
(bueno en realidad no tanto)

Por cierto

¿Donde dejaste los tenedores?

jueves, febrero 22

Egocéntrico resulta
escribrir esto para que vengas
y lo leas
escribirlo para que lo creas
y lo sientas
pensando que piensas
que lees y que sientes.
Esto soy yo
y esto es ella
lo que escribe y lo que siente.

Inútil resulta
querer disimular que esto no es para
que vengas y lo leas
que esto no es para
que sientas y lo quieras
y que creas que ha llegado la hora
de las reivindicaciones
de decir esto es.
Y esto somos
nosotros.

Utópico que digas
esto no es
ni esta escrito ni es suyo
es ternura embolsada
que no siento y no quiero
que no siente y que no quiere
solo son palabras tristes
y bonitasque no son
ni han sido.

Esperanzador que leas
que lo descubras
que admires la similitud de las líneas
que lo quieras
y funcione.
Y seamos nosotros.

viernes, febrero 16

Podríamos haber llegado a horas distintas... Podríamos haber aparcado en sitios distintos...

Podríamos no habernos vuelto a encontrar... Podríamos no haber ido al mismo sitio...

y no habernos cruzado en direcciones opuestas... demostraste lo poquito que te falta...

y lo mucho que te sobra...

sí, yo me entiendo...





p.d: Gracias Betty!! ;)